facebook
el nordestino
domingo, 25 de junio de 2017   23:43 
facebook twitter gmail
version movil

Domingo 4 de Diciembre del 2016
La histórica laguna Ponta Porã perdió a su principal amigo: don Gualberto Ortíz Mantilla
En la década de los años 70 y 80, nuestra querida laguna bautizada por los habitantes actuales como “Laguna Punta Porã”, como una forma de inmortalizar el nombre del paraje que dio inicio a esta capital departamental, estuvo a punto de sucumbir bajo toneladas de tierra, ripio, cascallo y piedras.
La histórica laguna Ponta Porã perdió a su principal amigo: don Gualberto Ortíz Mantilla
Aspecto de la histórica Laguna Punta Porã en pleno microcentro de la ciudad de Pedro Juan Caballero. El paraje dio inicio a esta capital departamental, estuvo a punto de sucumbir bajo toneladas de tierra, ripio, cascallo y piedras. (Foto: Diego Lozano).
Fuente: elnordestino.com (edición impresa). Sobre texto de Alejo Mendieta.
Fue cuando surgió una comisión decidida a defenderla, que se denominó “Amigos de la Laguna”, y fue una brillante idea nacida de un hijo directo de esta ciudad.

Pedrojuanino nato, honesto, trabajador y muy respetado, don Gualberto Ortíz Mantilla, más conocido con el apodo de “Nenito”, don Nenito, para los jóvenes de esa época.

Acérrimo defensor de la laguna Ponta Porá

La lucha de don Nenito Ortíz y su grupo de amantes de la laguna no fue fácil, llegando a un punto tal en el que mucha gente mal intencionada llegó a hacer chistes por la “amistad” de don Nenito con la laguna, pero aún así, él siguió firme en su intención, y en gran parte, gracias a él, hoy podemos disfrutar de una urbanizada histórica laguna.

Don Nenito fue a residir desde hace algunos años en Ciudad del Este en donde se encuentran viviendo casi la totalidad de sus hijos. Lamentablemente en esa ciudad, al poco tiempo de haber cumplido noventa y ocho años, específicamente el pasado 8 de Octubre, el sábado 19 de Noviembre, se produjo su fallecimiento, dejando de esa forma sin su principal Amigo a nuestra querida laguna.

Un inquieto ciudadano

Además de la laguna, también Pedro Juan Caballero perdió un amigo, pues siempre fue protagonista en todos los ámbitos, ya sea laboral, político y social. Don Nenito era un hombre que no conocía la frase “quedarse quieto”, pues algo siempre tenía que hacer, y siempre en bien de sus conciudadanos, porque así como amó a su esposa y a su familia, distinguida familia con profundas raíces dentro de la historia de la ciudad, amó a su ciudad y a su emblemática laguna.

“Don Nenito, puede usted descansar tranquilo. Dejó detrás suyo una estela de buenas obras, y la principal de todas, su querida laguna Punta Porã, y aunque muchos jóvenes no conozcan su historia, algún adulto se encargará de explicarles que esa laguna sigue allí gracias a un Señor de nombre Gualberto Ortíz Mantilla “Nenito”, que junto con otros luchó para que hoy muchos la podamos disfrutar”. Hasta pronto Don Nenito, nosotros seguiremos cuidando de tu querida laguna.

Comentarios
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad