el nordestino
martes, 17 de mayo de 2022   20:23 
facebook twitter instagram

Sábado 5 de Febrero del 2022
Dismorfia de productividad: Es la intersección entre estar agotado, sufrir de síndrome del impostor y tener ansiedad
Sucede cuando en tu fuero interno sabes que lo has dado todo en una tarea o un proyecto, pero, sin embargo, sientes una sensación de frustración o de poder haber hecho mucho más. No se trata de una mera autoexigencia desorbitada, sino más bien el sentimiento de fracaso, incluso en los propios logros, disminuyendo su importancia.
Dismorfia de productividad: Es la intersección entre estar agotado, sufrir de síndrome del impostor y tener ansiedad
Cada vez que cumplas con un objetivo, apúntalo. Es importante comprender tus éxitos y victorias. Si todavía sientes que no has hecho lo suficiente, trata de concentrarte en la lista de cosas que ya has hecho y recordar que eso ya es bastante. (Foto: Mundo Mujer).
Fuente: Mundo Mujer
Como su propio nombre indica, sucede cuando un empleado siente que no está siendo lo suficientemente productivo, a pesar de que lo sea. Y esto, a su vez, se extiende a otras esferas de su vida, produciendo sentimientos de ansiedad, de síndrome del impostor y la sensación de estar quemado. Esto, evidentemente, puede conducir fácilmente a la insatisfacción por todo, pues nunca nada es suficiente, pudiendo caer en una espiral de obsesión por superar retos cada vez más difíciles, lo que genera ansiedad.



Aunque se pueda parecer al síndrome del impostor, como decíamos, la diferencia es que este último consiste en la poca confianza en uno mismo a la hora de realizar un trabajo, mientras que la “dismorfia de productividad” es la desconfianza frente al producto ya hecho y terminado, es decir, aparece después de haber conseguido algo que presume de ser positivo. Más o menos se refiere al bajón que experimentamos después de haber logrado algo importante o de haber sentido una satisfacción alta.



“Los logros o las grandes experiencias pueden levantarnos el ánimo de manera temporal y hacernos sentir maravillosamente, pero los efectos de estos pueden ser bastante fugaces. Así, “regresamos rápidamente a nuestro estado natural y nos empeñamos en volver a tener la satisfacción en otra cosa, solo para sentir de nuevo lo mismo”. Explica Jacinta M. Jiménez, psicóloga.


Cada vez que cumplas con un objetivo, apúntalo. Es importante comprender tus éxitos y victorias. Si todavía sientes que no has hecho lo suficiente, trata de concentrarte en la lista de cosas que ya has hecho y recordar que eso ya es bastante. (Foto: Mundo Mujer).
Cada vez que cumplas con un objetivo, apúntalo. Es importante comprender tus éxitos y victorias. Si todavía sientes que no has hecho lo suficiente, trata de concentrarte en la lista de cosas que ya has hecho y recordar que eso ya es bastante. (Foto: Mundo Mujer).

Comentarios
nordestinos
Publicidad
nordestinos
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
nordestinos
Publicidad
Publicidad