el nordestino
lunes, 27 de junio de 2022   11:19 
facebook twitter instagram

Viernes 18 de Febrero del 2022
Es importante conocer cómo colocar una curita sobre la parte más profunda de la herida según Universidad Sudamericana
Centra la tela esterilizada en el punto medio de la curita directamente sobre la parte más profunda de la herida. Si la herida es larga, puedes usar varias curitas para mantenerla cubierta. Si es una raspadura o un rasguño leves, lo mejor será evitar las curitas y dejar la lesión descubierta.
Es importante conocer cómo colocar una curita sobre la parte más profunda de la herida según Universidad Sudamericana
Las curitas no están hechas para las heridas en, por ejemplo, los dedos de las manos y de los pies, ya que suelen molestar mucho a las personas que las llevan puestas o se despegan debido a la fricción del movimiento. (Foto: Fanpage de Facebook de Universidad Sudamericana).
Fuente: elnordestino.com sobre publicación de Fanpage de Facebook de Universidad Sudamericana.
¿Sabías que la forma en que ponemos curitas, esa que usamos desde que éramos niños, en ciertas partes de nuestro cuerpo es la incorrecta? Esto es debido a que las curitas no están hechas para las heridas en, por ejemplo, los dedos de las manos y de los pies, ya que suelen molestar mucho a las personas que las llevan puestas o se despegan debido a la fricción del movimiento; sin embargo, con unas simples tijeras podrás solucionar este problema en un dos por tres.



Todo lo que hay que hacer es cortar por la mitad las tiras adhesivas de la curita para así tener cuatro en vez de las dos de siempre. Después, colocamos la parte esterilizada sobre la zona lesionada y presionamos, removemos el plástico protector y extendemos las tiras de forma cruzada alrededor del dedo, teniendo cuidado de no hacerlo sobre la articulación. A diferencia de las que tienen forma de mariposa, con este método puedes envolver las cuatro tiras de la curita “mejorada” de forma individual para que así ninguna de ellas se pegue encima de la otra debajo de la articulación del dedo, lo que te permitirá mover tu mano sin que el vendaje adhesivo te moleste o se desprenda de tu piel.



El truco funciona en cualquier parte de tu cuerpo que creas que la curita necesitará un mejor agarre, ya sea en nudillos, dedos de las manos, dedos de los pies, orejas u otro lugar en el que sea difícil que se adhiera de forma correcta. Si bien no tiene la maleabilidad de un vendaje líquido, funciona mucho mejor que la típica venda de gasa o las que son a prueba de agua.


Las curitas no están hechas para las heridas en, por ejemplo, los dedos de las manos y de los pies, ya que suelen molestar mucho a las personas que las llevan puestas o se despegan debido a la fricción del movimiento. (Foto: Fanpage de Facebook de Universidad Sudamericana).
Las curitas no están hechas para las heridas en, por ejemplo, los dedos de las manos y de los pies, ya que suelen molestar mucho a las personas que las llevan puestas o se despegan debido a la fricción del movimiento. (Foto: Fanpage de Facebook de Universidad Sudamericana).

Comentarios
nordestinos
Publicidad
nordestinos
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
nordestinos
Publicidad
Publicidad