el nordestino
viernes, 15 de diciembre de 2017   22:42 
facebook twitter gmail

Jueves 16 de Noviembre del 2017
Con más de veinte años el evento del 8 de Diciembre en el predio de Futurista se convirtió en el Caacupé del Norte
Desde el año 1995 se viene homenajeando a la Santa Patrona de Paraguay en Pedro Juan Caballero. Miles de fieles se acercan desde diversos puntos del país y del Brasil para venerar a la Virgen de Caacupé en el Santuario que la familia Acevedo Quevedo erigió en la estación de servicios “Futurista”.
Con más de veinte años el evento del 8 de Diciembre en el predio de Futurista se convirtió en el Caacupé del Norte
La señora Teófila Quevedo de Acevedo acompañada de otras fieles devotas a la Virgen de los Milagros de Caacupé que está en el predio de la estación de servicios Futurista ubicada en la entrada de la ciudad de Pedro Juan Caballero. (Foto: Lázaro González).
Fuente: elnordestino.com (entrevista completa en la edición 47 - Diciembre de 2017).
En una entrevista exclusiva con nuestro periódico, la señora Teófila Quevedo de Acevedo, más conocida como Ña Tota, nos cuenta la historia y el origen del lugar de culto que con el paso del tiempo, como lo había previsto el padre Pedro Silva, se convirtió en el segundo Caacupé de Paraguay.

Una tradición familiar que comenzó en Concepción

“Para empezar a contar esta historia tengo que comenzar con mi familia, porque fueron mis padres los que tenían la imagen de la Virgen de Caacupé. Vivían en el campo, en el lugar llamado Azotey. Nuestra costumbre era que en las vacaciones de verano toda la familia nos íbamos a pasar con nuestros padres allí. Somos diez hermanos e íbamos todos, cada uno con nuestros hijos que eran criaturas por entonces. Cómo el Ocho de Diciembre ya está dentro de las vacaciones, entonces a fines de Noviembre ya nos íbamos, y ellos preparaban la novena”.

“Papá tenía que matar una vaca y repartirle carne a los vecinos, además de hacer un almuerzo y merienda a las criaturas. Para nosotros era una fiesta mayor porque nos reuníamos toda la familia con nuestros hijos chicos. Yo tenía hijos de nueve, seis y cinco años, como cada uno de mis hermanos, mis padres estaban felices. Generalmente en esa fecha hay un sol radiante y por la ruta hacíamos la procesión. Todos los vecinos nos acompañaban, y siempre mis padres sacaban la imagen con el anda. Volvíamos y se tenía que preparar la merienda para las criaturas. Cómo en el campo no había otra cosa que hacer, también preparábamos chocolate y cuando eso no se usaba todavía las gaseosas, y hacíamos refrescos bien helados. Repartíamos galletitas, caramelos y chupetines. Todo eso se les repartía a los niños, y también se les daba juguetes.  El primer año eran pocas las criaturas, pero cada año fue creciendo y cada vez la fiesta fue más grande”.


La historia del santuario en el predio de Futurista

“Cuando mi madre era ya anciana me dio la Virgen de Caacupé para continuar con la tradición. Traje la imagen a Pedro Juan Caballero y la tuve en mi pieza. Paso un accidente dentro de nuestra familia, y tanto le pedí a la Virgen que ya todos mis hijos eran devotos de Caacupé. Por entonces ellos eran criaturas y creían que solo la Virgen de Caacupé era la Virgen”.

“Ocurrió un accidente dentro de nuestra familia. Un día uno de mis hijos (el que fue más afectado) se levanta a las seis y media de la mañana y me pregunta dónde estaba esa imagen que me había dado su abuela. Le respondí que estaba por la pared, me la pidió. Entonces bajé la imagen y se le entregué. Me dijo que iba a mandar a hacer una nueva imagen y se la llevó. Pasaron unos diez días y estando yo asistiendo a una misa, se me aparece mi hijo para contarme que la Virgen ya estaba lista. Ni bien terminó esa misa, fuimos a ver la nueva Virgen”.

“En Ponta Porã se hizo esa imagen. El señor que la hizo tenía un depósito grande donde trabajaba. Tenía todos los santos y era la primera vez que entraba allí. Miré la mesa porque quería saber dónde estaba la imagen. Finalmente me animé a  preguntarle al señor cual era la imagen que le hizo a José Carlos.  Me indicó cual era. Vi esa enorme imagen y le pregunté  por qué esa Virgen. Y él me respondió que porque José Carlos me pidió así. Quería esa Virgen para poner en Futurista en el jardín en una gruta”.


(Entrevista completa en la edición impresa 47 de elnordestino.com - Diciembre de 2017).

Comentarios
Publicidad
Publicidad
Publicidad