facebook
el nordestino
viernes, 28 de julio de 2017   02:37 
facebook twitter gmail
version movil

Martes 4 de Julio del 2017
En Pedro Juan Caballero Proyecto “Kuña Guapa” ofrece cursos para todas las mujeres interesadas en aprender un oficio
Destinado a mujeres de escasos recursos que por diversos motivos necesitan ganar su sustento y a la vez cuidar de sus hijos, un grupo de vecinas del barrio San Antonio se organizaron en la casa de la señora Blanca Ayala Torales para iniciar actividades y cursos para colaborar enseñando diversas tareas y oficios.
En Pedro Juan Caballero Proyecto “Kuña Guapa” ofrece cursos para todas las mujeres interesadas en aprender un oficio
La señora Blanca Ayala Torales, principal articuladora del Proyecto “Kuña Guapa” frente al local del grupo, que está en una de las esquinas de Juana de Lara y Natalicio Talavera, en el barrio General Díaz. (Foto: Diego Lozano).
Fuente: elnordestino.com (edición impresa 43 – Agosto de 2017).
En una entrevista exclusiva con elnordestino.com la señora Blanca Ayala Torales, principal articuladora, relata experiencias y particularidades del emprendimiento, que a la fecha no cuenta con ningún tipo de apoyo oficial.

La idea del Proyecto “Kuña Guapa”


“Somos Kuña Guapa porque somos un grupo de mujeres trabajadoras y luchadoras, como todas las mujeres paraguayas. El proyecto es para ayudar a nuestro congéneres. Una tarde nos juntamos en mi casa varias mujeres del barrio San Antonio y decidimos formar el grupo con el objetivo de ayudar a las mujeres carenciadas. Conseguimos este salón alquilado en la esquina de las calles Juana de Lara y Natalicio Talavera del barrio General Díaz. Ahora damos cursos Peluquería, Manualidades y Costura; y ya tenemos mujeres que han tomado esos cursos y pueden quedarse en su casa, cuidando a sus hijos y trabajando a la vez. Es lo más gratificante para mí, conseguir que esas mujeres dependan de sí mismas”.

“Actualmente también estamos trabajando con las reclusas de la Penitenciaría Regional de Pedro Juan Caballero, les estamos enseñanza trabajos manuales. A punto de terminar la etapa de bordado de zapatillas, estaremos enseñando bordado punto ruso o confección de ponchillos”.


Conteniendo emocionalmente a las mujeres


“Si bien las compañeras estamos como educadoras artesanales, también actuamos de psicólogas, confidentes y consejeras. Principalmente les inculcamos que aprendan algo y que salgan adelante con eso, porque se puede. No hace falta depender de ningún hombre ni de nadie, lo digo por mi propia experiencia. Por ejemplo en Villa Industrial tenemos una ex compañera nuestra, que aprendió con nosotras, y ahora tiene su propio grupo de siete mujeres que se juntan en su propio barrio, porque sus maridos ya no les permiten que salgan. Entonces se organizaron en su propio barrio y están trabajando con zapatillas. Están realizando una producción en cantidad para mandar a otras ciudades. Para eso fue fundado el Proyecto Kuña Guapa. Esos logros no tiene precio”.


“Mi propia experiencia es de una señora que fui casada, pero me separé. Sola tuve que criar tres hijos. Tengo una hija formada como fisioterapeuta, Clara Stephanie (25), que es gerente de Pryca y también trabaja en su profesión. Los varones son Ever Rodrigo (28) estudiante de Derecho, que me hizo abuela, y Silvino Rafael (24) que está terminando la carrera de Administración de Empresas”.

(Entrevista completa en la edición impresa 43 - Agosto de 2017).

Comentarios
Publicidad
Publicidad
Publicidad