facebook
el nordestino
domingo, 25 de junio de 2017   23:24 
facebook twitter gmail
version movil

Martes 6 de Junio del 2017
Dirigente amambayense de la Organización Nacional Campesina expone ideas para mejorar la calidad de vida rural
El dirigente Vicente Gómez es además encargado de Asuntos Campesimos de la Gobernación de Amambay. En una entrevista exclusiva con elnordestino.com analiza diversas problemáticas del sector, aportando posibles soluciones con el objetivo de mejorar la situación de los habitantes de las colonias.
Dirigente amambayense de la Organización Nacional Campesina expone ideas para mejorar la calidad de vida rural
El dirigente Vicente Gómez de la Organización Nacional Campesina junto a su esposa y compañera de años licenciada Lila Garrido. Ambos reivindican desde hace más de quince años los derechos de la gente del campo. (Foto: Diego Lozano).
Fuente: elnordestino.com (entrevista completa en la edición impresa 42).
Más de quince años dedicados a la reivindicación de los derechos de los campesinos

"Como dirigente de la Organización Nacional Campesina estoy trabajando desde comienzos de los años 2000. En esa época no había plata, no había trabajo en Pedro Juan Caballero. En el departamento de Amambay no había ni un pedazo de tierra en aquel tiempo. Fue cuando nos empezamos a organizar a más de quince años. Tenemos de veintidos a veinticuatro colonias. De esas, faltarían dos o tres para legalizar, que tienen el certificado de ocupación, usucapión, o el estado paraguayo compró. Algunas colonias están bien desarrolladas y otra no, porque falta apoyo del estado. Esto no es sólo una responsabilidad de la Gobernación de Amambay, con la que estamos haciendo fortalecimiento de la agricultura familiar. Porque faltan cosas elementales apertura de caminos, electrificación, provisión de agua potable y escuelas".

Valoración de las nuevas distritaciones departamentales

"En estos quince años también nos dimos cuenta de que faltan más cosas. Por ejemplo el buen trabajo que hizo el señor gobernador Pedro González en la época de diputado en el sentido de favorecer las dos distritaciones de Zanja Pytá y Karapa´i. La propia gente de la organización campesina fueron a revisar y hacer un análisis, y encontraron que la distritación es una herramienta muy importante para nosotros, porque la Municipalidad no tiene la capacidad para ayudar a las colonias. La gente de las colonias votan aquí en el distrito, pagan sus impuestos, pero no se hace el trabajo para ellos".

"En todos los convenidos leemos que dice Gobernación de Amambay y Municipalidad de Pedro Juan Caballero, pero la ayuda no nos alcanza a nosotros los campesinos. Estamos convencidos que en Pedro Juan Caballero se tienen que hacer más distritos para que la asistencia de la SENAVITAT, ANDE, el Ministerio de Obras Públicas y SENACSA nos alcance a todos. Así tendremos maquinarias para el arreglo de los caminos, industrias y potenciar la comercialización de lo que producimos los del campo,  todo esto para mejorar la calidad de vida de los compañeros y de sus familias".

"Vimos en otros lugares de Paraguay, que yo recorrí como dirigente nacional, que donde se generaron más distritos, hubo mucho desarrollo. Estamos convencidos de que Pedro Juan Caballero es un distrito muy grande y demasiadas colonias ya tiene. Por eso decimos que el desarrollo de las colonias va a llegar con más distritos. Por eso vamos a luchar".


La lucha para recuperar las tierras

"Como dirigentes campesinos nuestra lucha no es fácil. Porque nos esperan tres cosas: el garrote, la cárcel o la muerte. Los latifundistas, los sojeros y los ganaderos eso quieren para nosotros. A ellos les conviene desplazarnos a los campesinos de nuestro hábitat, para que podamos venir a mendigar a la ciudad. Los que tienen de diez a doce hectáreas albergan numerosas familias, pero igual le dan de comer a sus hijos".


El regreso de los campesinos de la ciudad al campo

"Ahora en Pedro Juan Caballero hay una crisis económica fuerte, pero igual lo que nosotros plantamos, se vende todo. Hace doce años atrás no era así. Anteriormente a mandioca y la lechuga valían de 300 a 400 guaraníes el kilo, ahora se vende a 2000. Porque hay un gran mercado en la ciudad porque vienen estudiantes brasileros y se abrieron más supermercados, y los productos nuestros faltan todos. Entonces se está produciendo un fenómeno: los que no vendieron sus lotes y vendieron también, regresan a trabajar al campo, porque la vida pasa rápido, y cuando llegamos a viejos, no tenemos cabida en ningún lugar. En las empresas nacionales o multinacionales cuando alcanzamos los cincuenta años de edad, ya no podemos trabajar. Pero sí en el campo hasta los ochenta y cinco años, nuestros abuelos siguen trabajando".

(Entrevista completa en la edición impresa 42 - Julio de 2017).

Comentarios
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad