el nordestino
lunes, 18 de diciembre de 2017   11:47 
facebook twitter gmail

Domingo 8 de Enero del 2017
La Terapia del Amor de la Pastoral de la Sobriedad ayuda a recuperar jóvenes de las adicciones en la periferia pedrojuanina
Por medio de invitaciones a participar de los retiros espirituales que organiza, la Pastoral de la Sobriedad viene ayudando a muchos jóvenes a salir de la miseria de las adicciones. El grupo católico fue recientemente reconocido por la Junta Departamental de Amambay por sus logros en el ámbito social de la región.
La Terapia del Amor de la Pastoral de la Sobriedad ayuda a recuperar jóvenes de las adicciones en la periferia pedrojuanina
El hermano Sindulfo Cañete junto a su esposa y jóvenes de la comunidad Virgen de los Pobres, trabajando en la capilla San Antonio recientemente inaugurada. Los retiros espirituales organizados por la Pastoral de la Sobriedad contribuyen a mejorar la calidad de vida de los vecinos. (Foto: Diego Lozano).
Fuente: elnordestino.com (reportaje completo en la edición impresa 37).
Un retiro espiritual es la invitación a alejarse del ruido de la vida diaria para sumergirse en la presencia de Dios. Esta es una de las actividades que realiza la Pastoral de la Sobriedad con bastante frecuencia. De la misma viene participando un grupo de jóvenes que viven en la periferia de Pedro Juan Caballero, que consiguen reencauzar su vida y alejarse de los vicios, principalmente del alcohol y de las drogas.

En una entrevista exclusiva con elnordestino.com, el hermano Sindulfo Cañete, delegado de la comisión de jóvenes de Virgen de los Pobres, relata los alcances de este trabajo y analiza esta problemática juvenil, que es una incómoda realidad en nuestra comunidad.

Trabajando por los que más necesitan

“Estamos trabajando por los que necesitan más, que son los adictos. El hermano Julio Winckler (presidente de la Pastoral de la Sobriedad) me había ofrecido en una oportunidad el retiro espiritual para los jóvenes de esta comunidad. Aprovechamos la oportunidad y nos organizamos para participar, al principio con seis jóvenes, y ya con quince la segunda vez. Como los resultados fueron muy positivos, la tercera oportunidad llevamos sesenta. Nuestra comunidad está conformada por muchos jóvenes. Algunos no tienen estudio, otros no tienen trabajo, pero lo que más falta es formación espiritual. Y por medio de los retiros espirituales conseguimos eso, que es lo más importante”.

Fraternidad entre las comunidades de la zona

“Había rivalidad entre nuestras comunidades, que son Santa Ana y Virgen de los Pobres. Desde que participan de los retiros espirituales, se conocen y se tratan como hermanos, como amigos. Les sirvió para enterarse como deben tratarse los unos a los otros. Ahora participan las comunidades de Sagrada Familia, Santa Ana, Virgen de los Pobres y San Pedro Alcántara. Son todas de esta zona”.

“Ahora los jóvenes quieren seguir el camino del bien, tratando de mejorar su vida. Gracias a esto muchos se recuperan, dejan de endrogarse y de emborracharse. De a poco se vienen interesando en participar en los retiros espirituales y nos piden entradas. Se enteran por testimonios de otros y llegan. Antes éramos noticia por hechos de violencia producto de la rivalidad entre vecinos. Eso cambió, está todo mucho más tranquilo. Por eso digo que es muy importante el trabajo de la Pastoral de la Sobriedad ayudando a los que más necesitan”.

(Entrevista completa en la edición impresa 37 - Febrero de 2017)

Comentarios
Publicidad