el nordestino
martes, 28 de marzo de 2017   17:43 
facebook twitter gmail

Martes 8 de Noviembre del 2016
Este Noviembre Azul, el urólogo Marcelo Gámez da recomendaciones para prevenir el cáncer de próstata
El cáncer de próstata es una enfermedad en la que se forman células malignas en los tejidos de la próstata. La próstata es una glándula del aparato reproductor masculino que queda justo debajo de la vejiga y delante del recto. En esta entrevista el urólogo Marcelo Gámez da recomendaciones para su prevención.
Este Noviembre Azul, el urólogo Marcelo Gámez da recomendaciones para prevenir el cáncer de próstata
En esta entrevista exclusiva con elnordestino.com, el especialista explica claramente las particularidades del cáncer que es la segunda causa de muertes en hombres en Paraguay, además de dar recomendaciones para el diagnóstico de la enfermedad. (Foto: Diego Lozano).
Fuente: elnordestino.com
El urólogo Marcelo Gámez atiende en el Sanatorio San Lucas de Pedro Juan Caballero. Se puede reservar una consulta comunicándose a los teléfonos del Centro de Salud, los mismos son (0336) 272359 / (0336) 271311, como así los celulares 0971848129 y 0975865487 de Paraguay y (67)91659020 de Brasil.

En esta entrevista exclusiva con elnordestino.com, el especialista explica claramente las particularidades del cáncer que es la segunda causa de muertes  en hombres en Paraguay, además de dar recomendaciones para el diagnóstico de la enfermedad.

Diagnóstico y tratamiento precoz para salvar vidas


“Debemos enfocarnos en la prevención y el diagnóstico temprano del cáncer de próstata, que son armas fundamentales para un tratamiento exitoso. El cáncer de próstata se puede detectar a tiempo, lo que mejora ostensiblemente la sobrevida. No es así cuando agarramos el cáncer en un estado muy avanzado, situación en la que ya no es curable”.

Los factores genéticos y ambientales de la enfermedad


“El cáncer de próstata no tiene una etiología, una causa específica. Los investigadores aún no han hallado una relación directa, como por ejemplo sucede con el cáncer de pulmón, que es directamente asociado al tabaquismo, o el cáncer de mamá, este último asociado al BRCA 1 y 2”
.

“Encontramos factores genéticos y ambientales. Los factores genéticos responden sólo en un diez o quince por ciento a esta causa. Incluso coincide con el gen del cáncer de mamá, tanto en el BRCA 1 como el BRCA 2, más relacionado aún. Si bien existe una causa genética, no explica todos los casos. Si uno tiene un familiar directo con cáncer de próstata, la chance de adquirirlo es alta. Por eso la Sociedad Brasilera de Urología ha establecido los cuarenta y cinco años como la edad mínima para que los varones con familiares que tuvieron la enfermedad hagan sus exámenes de chequeo preventivo. El resto de los hombres deberían comenzar a realizarse estos exámenes a partir de los cincuenta años de edad. Los casos por debajo de esa edad son rarísimos, y son muy frecuentes a partir de los sesenta y cinco o setenta años, dependiendo también de la zona geográfica y del grupo racial”.

Noviembre Azul: mejor prevenir que curar

“Para un diagnóstico temprano  es fundamental la consulta al urólogo. Tenemos un arma muy importante, que se ha descubierto hace unos quince años. Esta es el antígeno prostático específico (PSA), el que circula en la sangre. Para obtenerlo simplemente se le extrae una muestra de sangre al paciente. El resultado nos orienta para saber si esa persona tiene o no una chance de cáncer de próstata. Junto a esto tenemos el examen prostático o examen rectal de la próstata. Esto es un tabú, los hombres no quieren hacerse el examen rectal. Es increíble como nuestra sociedad es reacia a este tipo de exámenes. A pesar de que no duele, no incomoda, y tiene un procedimiento simple, rápido y se complementa perfectamente con el examen de sangre. Hace falta realizar ambos exámenes; uno de los dos no es suficiente, se complementan y nos dan una idea más acabada de si el paciente tiene o no cáncer de próstata. Por supuesto que el diagnóstico definitivo va a ser a través de una biopsia”.

“Unas décadas atrás el cáncer de cuello uterino mataba a muchísima gente en nuestra población. En la actualidad eso mejoró bastante, ya no hay tantas incidencias en las muertes. Las campañas masivas de cáncer de cuello uterino y Papanicolau han disminuido su incidencia; y a pesar ni que decir con las vacunas anti HPV que se aplican en las adolescentes y van a disminuir aún más las chances de la enfermedad. Las mujeres también tenían un tabú con respecto a estos exámenes, que por suerte a lo largo de los años desapareció. Difícilmente encontraremos en las mujeres resistencia a esas pruebas, y esto es gracias a las campañas masivas. Es por esto que confío que tanto el Octubre Rosa como el Noviembre Azul ayuden a la población fronteriza a acercarse al urólogo para hacerse el chequeo y el diagnóstico a tiempo”
.

Comentarios
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad