el nordestino
domingo, 19 de febrero de 2017   22:48 
facebook twitter gmail

Jueves 14 de Julio del 2016
Anticipamos el Gran Desfile Estudiantil Cívico Militar por los 194 años de la Independencia del Brasil
El próximo miércoles 7 de Septiembre se celebrará el 194 Aniversario de la Independencia de Brasil. A modo de comenzar a vivenciar el evento, compartimos una reseña histórica que detalla los acontecimientos que precipitaron la Independencia del país vecino.
Anticipamos el Gran Desfile Estudiantil Cívico Militar por los 194 años de la Independencia del Brasil
La avenida Brasil será el escenario del tradicional desfile que desde más de seis décadas se viene realizando en Ponta Porã en la fecha que se conmemora la Independencia de Brasil En el mismo participarán instituciones educativas, como así también entidades civiles y militares. (Foto: Diego Lozano).
Fuente: elnordestino.com (edición impresa).
Del tradicional desfile que desde más de seis décadas se viene realizando en Ponta Porã, participarán instituciones educativas municipales, estaduales y privadas del nivel escolar básico, medio y universitario, como así también entidades civiles como ser clubes, asociaciones, defensa civil entre otros, además de efectivos de la Guardia Municipal, Policía Militar, Cuerpo de Bomberos, quedando el cierre del desfile a cargo del 11 RC MEC "Marechal Dutra".

Los desencadenantes de la Independencia de Brasil

La Independencia de Brasil comprende una serie de eventos políticos ocurridos entre 1821 y 1825, la mayoría de los cuales incluyeron conflictos entre Brasil y Portugal con respecto a la proclamación de independencia presentada por el Imperio de Brasil el 7 de septiembre de 1822. Fue un período importante en la historia del país y se diferencia del resto de guerras de independencia hispanoamericanas en que ocurrió mientras la Corona portuguesa estaba presente en América.

El detonante para la independencia de Brasil es, al igual que para la América española, la invasión de la Península Ibérica por parte de las tropas de Napoleón. Los franceses capitaneados por Jean Andoche Junot entrarán en territorio portugués en octubre de 1807, con el objetivo es aislar por mar a su eterna enemiga, Inglaterra.

Los británicos ofrecerán protección a la familia real portuguesa y a su extensa corte para abandonar el país en dirección a Brasil. La corte se instalará en un principio en Salvador de Bahía donde llegará en enero de 1808, para establecerse definitivamente en Río de Janeiro.

Desde 1808, y vistas las ventajas de gobernar desde este rincón del mundo, el príncipe regente elevará el principado de Brasil a categoría de reino, conformando el Reino Unido de Portugal, Brasil y los Algarves.

Este ascenso a categoría de reino que impulsa Juan iguala en derechos a la colonia y a la metrópoli.

La mecha de la independencia había prendido también en Brasil. El levantamiento más importante será el de Pernambuco de 1817 que aúna al descontento, los problemas económicos y sociales de la población frente a la prosperidad de que goza la corte en Río, en un momento en el que la reactivación mundial de la economía hunde los precios brasileños.

Pacificada ya la Península Ibérica, en Portugal crece el descontento por la permanencia de Juan VI en Río de Janeiro. Las protestas se canalizan a través de las propuestas de un liberalismo constitucionalista al estilo español.

Portugal padece los descalabros de la apertura y la libertad del comercio decretada para la flota británica bajo la regencia de un general inglés. La culpa se achaca a la desatención de Juan VI en beneficio de sus intereses brasileños. Obligado por los acontecimientos y contra su voluntad, el rey regresará a Lisboa en 1821, donde aceptará la futura constitución que elaborarían las Cortes en Portugal.

Consciente del clima liberal e independentista que invade la excolonia, el rey Juan deja en Brasil a su hijo Pedro (Queluz, Portugal, 1798 - Queluz, Portugal, 1834), y le recomienda que encabece los posibles movimientos emancipadores que surjan para asegurarse la permanencia de la dinastía Braganza al frente de Brasil.

Las Cortes de Lisboa con una escasa representación brasileña son el escenario donde se debate la permanencia de Brasil como reino o su vuelta al estatus de colonia anterior a 1808. En tierras brasileñas se produce una división entre los que quieren mantener el sistema actual, con una autonomía que tanto había favorecido sus negocios, entre ellos la trata de esclavos; y los liberales radicales, partidarios de un régimen republicano.

En Portugal, la mayoría, partidaria de la supresión de la autonomía, exige la vuelta a Lisboa del príncipe Pedro. Los grupos de poder brasileños son conscientes de lo que supondría el regreso a sus orígenes como colonia. El príncipe Pedro se niega a viajar a Portugal el 9 de enero de 1822, y el 7 de Septiembre declara la independencia. En diciembre, es coronado como Pedro I, emperador de Brasil.

Comentarios
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad